Frases cristianas para mujeres

Frases cristianas para mujeres

Grandes mujeres de fe han perseguido valientemente vidas para glorificar a Dios, incluso a través de la tragedia y el juicio. 

Los versículos a continuación tienen la intención de alentar e inspirar a las mujeres en sus caminatas con Cristo.

  • Proverbios 31:25

De la misma manera, las mujeres deben ser dignas de respeto, no habladoras maliciosas, sino moderadas y confiables en todo.

  • 1 Timoteo 3:11

Ella habla con sabiduría, y la instrucción fiel está en su lengua.

  • Salmo 46: 5

Que seas recompensado ricamente por el Señor, el Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte.

  • Canción de Salomón 2: 10-12

El encanto es engañoso, y la belleza es vana, pero una mujer que teme al Señor debe ser alabada.

Frases para mujeres de la Biblia

Desde el Génesis hasta los Evangelios, nos encanta reflexionar sobre la vida de las mujeres en la Biblia, especialmente aquellas que tenían relaciones ricas con el Señor.

Examinemos algunas de sus historias y recordemos cómo se ve la fe en las formas más puras y poderosas. Hay un ingrediente central que los une a todos: un deleite en el Señor, especialmente en los días oscuros de la vida.

De ninguna manera eran perfectas, pero su fe resistió la prueba. Sus declaraciones nos señalan el valor infinito de Cristo.

Bienaventurada la mujer que permanece firme bajo juicio, porque cuando ella haya superado la prueba, recibirá la corona de la vida, que Dios ha prometido a los que lo aman.  Santiago 1:12.

  1. Sarah.

 Todos los que escuchen se reirán de mí. (Génesis 21: 6)

¿Por qué Sarah se ríe con alegría? Porque Dios la había sorprendido más allá de sus sueños más salvajes. Había demostrado que nada es demasiado difícil para él. (Génesis 18:14).

Aunque era una mujer estéril mucho más allá de sus años de procreación, El Señor visitó a Sarah como había dicho, y Dios lo hizo a Sarah como había prometido. (Génesis 21: 1) Le dio un hijo.

Nuestro Dios puede hacer lo asombroso, lo imposible, para sus buenos propósitos. Aunque podemos sucumbir a dudas pecaminosas como Sarah (Génesis 16 y 18), no tienen que terminar nuestra historia. El Señor traerá risas gozosas a nuestros corazones, si esperamos con confianza paciente.

Sus promesas nunca fallan, llegando a su impecable forma y tiempo. Recuerda el testimonio de Sarah y ríete con ella. ¡Maravíllate con nuestro omnipotente Redentor!

Frases para mujeres

Frases para mujeres

  1. Rebeca.

Entonces enviaron a Rebeca, su hermana y su enfermera, y al criado de Abraham y sus hombres. (Génesis 24: 58-59)

Entró en lo desconocido, a punto de casarse con un hombre que nunca había conocido. Sin dudarlo, decidió ir a obedecer. 

Nuevamente preguntamos, ¿por qué? Porque ella confiaba en la mano amorosa del Señor, la prueba amable de su soberanía. El siervo de Abraham compartió todo lo que Dios había hecho para confirmarla como la novia de Isaac, y ella creyó.

¿Cuáles son las mujeres de la Biblia?

Un estudio sobre las mujeres en la Biblia, demuestra que se cuentan 12 historias de ellas, hablan 93 y solo se nombran a 49 mujeres.

Estas influyentes mujeres de la Biblia, impactaron no solo a la nación de Israel sino también a la historia eterna. Cada mujer aportó su carácter único para influir en su situación, y por esto, todavía las recordamos.

Algunas de ellas son:

  • Eva
  • María
  • Sara
  • Miriam
  • Rajab
  • Débora
  • Rut
  • Ester

Temas cristianos para mujeres

La historia de la mujer en el pozo, en Juan 4. Nos podemos identificar con ella, de una manera única y relevante, así como con las luchas que comúnmente enfrentamos.

Nos identificamos con la mujer sedienta que necesita lo que solo Jesús puede dar y experimentamos un encuentro con el Único que puede saciar la sed. 

Finalmente, vemos cómo el encuentro de esta mujer cambió su mundo y la vida de los demás, mientras su transformación la obligaba a vivir sin vergüenza por Jesús.

La mujer con la sangre, en Marcos 5: 25-34. Su historia nos recuerda que todos tenemos problemas y los podemos superar con la ayuda de Dios y la fe en su hijo.