¿Qué es el sacramento de la confesión?

Qué es el sacramento de la confesión

El sacramento de la confesión es uno de los siete sacramentos reconocidos por la Iglesia católica. 

Los creyentes, afirman que todos los sacramentos fueron instituidos por Jesucristo mismo. En el caso de la Confesión, esa institución ocurrió el domingo de Pascua, cuando Cristo se apareció por primera vez a los apóstoles después de su resurrección. 

Respirando sobre ellos, dijo: Recibe el Espíritu Santo. Para aquellos cuyos pecados perdonas, ellos son perdonados; para aquellos cuyos pecados retienes, ellos son retenidos (Juan 20: 22-23).

  • Las marcas del sacramento

Los católicos también creen que los sacramentos son un signo externo de una gracia interna. 

En este caso, el signo externo es la absolución, o el perdón de los pecados, que el sacerdote otorga al penitente (la persona que confiesa sus pecados); mientras que, la gracia interior es la reconciliación del penitente con Dios.

  • Otros nombres para el sacramento de la confesión

Es por eso que, el Sacramento de la Confesión a veces se llama el Sacramento de la Reconciliación. 

Mientras que la Confesión enfatiza la acción del creyente en el sacramento, la Reconciliación enfatiza la acción de Dios, quien usa el sacramento para reconciliarnos con Él mismo al restaurar la gracia santificante en nuestras almas.

  • El propósito de la confesión

El propósito de la confesión es reconciliar al hombre con Dios. Cuando pecamos, nos privamos de la gracia de Dios. 

La única forma de salir de este ciclo descendente es reconocer nuestros pecados, arrepentirnos de ellos y pedir el perdón de Dios. 

Entonces, en el Sacramento de la Confesión, la gracia puede ser restaurada a nuestras almas, y una vez más podemos resistir el pecado.

Sacramento de la confesión

Sacramento de la confesión

¿Qué se recibe en la confesión?

La necesidad de confesión se destaca con frecuencia en la Biblia. La misión de Los profetas del Antiguo Testamento debía despertar en la gente una sensación de pecado y un reconocimiento de su culpa, tanto personal como colectiva. 

Antes de la destrucción del Templo de Jerusalén (A.D. 70), las ofrendas por el pecado, fueron precedidas por una expresión colectiva de pecaminosidad (Lev. 16:21).

Y, desde la destrucción del Templo, el Día de la Expiación ha continuado en el judaísmo como un día de oración, ayuno y confesión.

¿Qué pregunta el sacerdote en la confesión?

Comienza tu confesión con la señal de la cruz, En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Luego, explica tu último pecado y el tiempo cuando lo realizaste.

El sacerdote puede leer un pasaje de la Sagrada Escritura.

Para hacer una buena confesión, los fieles deben decir todos los pecados, según su tipo y número. Después de confesarlos, puedes concluir diciendo: Lo siento por todo esto y por los pecados de mi vida pasada.

Escucha las palabras del sacerdote. Él te asignará algo de penitencia. Hacerla, disminuirá el castigo temporal debido a los pecados ya perdonados. Cuando seas invitado, expresa una oración de tristeza o un acto de contrición.

Creyente

Creyente

¿Cómo confesarse con el sacerdote?

Uno va a la Confesión en privado detrás de una pantalla o cara a cara con el sacerdote. La preparación para el Sacramento de la Penitencia, consiste en un buen examen de conciencia. 

Este examen, guiado por los Diez Mandamientos, te prepara para confesar pecados al sacerdote. La confesión supone que el penitente lo lamenta verdaderamente, con la firme resolución de no volver a pecar.