¿Qué es la gracia de Dios?

Qué es la gracia de Dios

En pocas palabras, es el favor y la bondad de Dios hacia nosotros. El favor libre e inmerecido de Dios, como se manifiesta en la salvación de los pecadores y el otorgamiento de bendiciones. Dios hace llover la gracia sobre toda la humanidad. 

Nos dio la belleza y las maravillas de la naturaleza que vemos todos los días. Nos da segundas oportunidades, cuando cometemos algún accidente.

A menudo nos trae lo correcto justo a tiempo. Y también nos da una conciencia innata para distinguir lo correcto de lo incorrecto. 

Todas estas cosas son gracias comunes, y todos los nacidos en la tierra tienen el beneficio de ellos, porque Dios ama mucho al mundo.

¿Cuáles son los beneficios de la gracia de Dios?

Quizás el beneficio más obvio de la gracia es que produce la salvación espiritual. Debido a la gracia, viviremos para siempre en la presencia de Dios.

Gracia de Dios

Gracia de Dios

Todas estas bendiciones apuntan a Cristo solo para su gloria, porque la gracia de Dios ha aparecido trayendo salvación a todos los hombres.

Aquí hay 5 beneficios de la gracia de Dios:

  • Nuestra capacidad de perdonar a los demás solo es posible por la gracia.
  • Al igual que los efectos terapéuticos del perdón, la gracia pinta una imagen similar y crea una existencia más pacífica.
  • En gracia, tenemos la esperanza de la vida eterna.
  • La curación es posible a través de la gracia y se obtuvo a través de la voluntad de Cristo de recibir un castigo que fue hecho para nosotros.
  • El consuelo para cada dolor proviene de la gracia.

¿Qué significa crecer en la gracia de Dios?

Crecer significa que algo está aumentando o desarrollándose en tamaño por un proceso natural.

Crecer en gracia es permitir que la influencia Divina trabaje sobre el corazón, lo que luego se refleja en la vida. Los cambios tendrán lugar en la conversación, la apariencia y el estilo de vida.

A medida que se pasa más tiempo con Dios en su palabra, el corazón cambia.

La promesa dada en Ezequiel 36:26, 27 dice: También te daré un corazón nuevo, y pondré un espíritu nuevo dentro de ti; y quitaré el corazón de piedra de tu carne, y te daré un corazón de carne. 

Y pondré mi espíritu dentro de ti, y haré que sigas mis estatutos, y guardarás mis juicios y los cumplirás.

Al participar de esta palabra, nuestra fuerza espiritual aumenta; crecemos en gracia y en conocimiento de la verdad. 

Los hábitos de autocontrol se forman y fortalecen. Las dolencias de la infancia (inquietud, obstinación, egoísmo, palabras apresuradas, actos apasionados) desaparecen, y en su lugar se desarrollan las gracias de la virilidad y la feminidad cristianas consejos para padres, maestros y estudiantes.

¿Cuál es la diferencia entre la ley y la gracia de Dios?

La naturaleza exacta de la gracia debe ser clara como el cristal para cada hijo de Dios. 

Desafortunadamente, esto es demasiado frecuente, simplemente no es el caso. Dado que el principio de la ley es la antítesis de la gracia, este es un buen lugar para comenzar a comprender de qué se trata la gracia.

Dios en la Misa

Dios en la Misa

El legalismo es el enemigo de la gracia. La razón por la que muchos intentan ponerse a sí mismos y a otros bajo un sistema legal es la falta de comprensión de la naturaleza básica y la diferencia entre la ley y la gracia.

La diferencia clave entre las buenas obras bajo la ley y la gracia es la fuente de motivación detrás de ellas. 

Según la ley, se requieren buenas obras para obtener bendición y evitar el juicio. Bajo la gracia, la bendición se da gratuitamente y el juicio lo soporta completamente Cristo en el Calvario, todo el momento en que creemos.