¿Cuáles son los símbolos del Espíritu Santo?

Cuáles son los símbolos del Espíritu Santo

En nuestras iglesias, arte religioso y oraciones litúrgicas, utilizamos una variedad de símbolos para representar al Espíritu Santo, todos los cuales provienen de la Biblia. Estos son algunos de esos símbolos:

  • Una paloma
  • El fuego 
  • El agua 
  • La nube 
  • La unción con aceite 

¿Cómo se representa el Espíritu Santo en la Biblia?

  • Agua

El Espíritu Santo está simbolizado por el agua. Esto habla de refrescar, limpiar y lavar al creyente de sus pecados. Jesús dijo:

Si alguien tiene sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, fluirá de su corazón ríos de agua viva. Pero esto habló sobre el Espíritu, a quien recibirían los que creen en él; porque el Espíritu Santo aún no había sido dado, porque Jesús aún no había sido glorificado (Juan 7: 37-39).

  • Viento o aliento

El viento simboliza la obra invisible pero poderosa del Espíritu Santo.

Y de repente se escuchó un sonido del cielo, como de un fuerte viento, y llenó toda la casa donde estaban sentados (Hechos 2: 2).

Símbolos del Espíritu Santo

Símbolos del Espíritu Santo

  • El Fuego

Habla de la santidad de Dios y del juicio del pecado en la vida del creyente.

Cuando el Señor lavó la inmundicia de las hijas de Sión, y purgó la sangre de Jerusalén de en medio de ella, por el espíritu de juicio y por el espíritu de ardor (Isaías 4: 4).

  • Aceite

El aceite estuvo involucrado en la unción de los profetas, sacerdotes y reyes para el ministerio en sus oficinas. El aceite simboliza la presencia calmante y curativa del Espíritu Santo.

Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder, quien hizo el bien y sanó a todos los que fueron oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él (Hechos 10:38).

  • Paloma

La paloma representa la mansedumbre y la paz que el Espíritu Santo proporciona al creyente.

Y el Espíritu Santo descendió en forma corporal como una paloma sobre Él, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti estoy muy complacido (Lucas 3:22).

¿Qué significa el Espíritu Santo en forma de paloma?

En la iconografía cristiana, una paloma también simboliza el Espíritu Santo, en referencia a Mateo 3:16 y Lucas 3:22, donde se compara al Espíritu Santo con una paloma en el bautismo de Jesús. La paloma y la rama de olivo también aparecieron en imágenes cristianas del arca de Noé.

En el Nuevo Testamento, una paloma se usa como símbolo del Espíritu Santo (Mateo 3:16; Marcos 1:10; Lucas 3:22; Juan 1:32). También es un emblema de pureza, inocencia e inocuidad (Mateo 10:16).

¿Cómo saber si una persona tiene el Espíritu Santo?

Ser cristiano es tener el Espíritu de Cristo. 

Romanos 8: 9: No están en la carne sino en el Espíritu, si de hecho el Espíritu de Dios mora en ustedes. Cualquiera que no tenga el Espíritu de Cristo no le pertenece.

Entonces, nadie es cristiano si no tiene el Espíritu Santo. Luego, en Efesios 5:18, Pablo se dirige a los cristianos que tienen el Espíritu Santo. Y sabemos eso, por cierto, porque en el capítulo 1 dijo:

Ustedes fueron sellados con el Espíritu Santo prometido, quien es la garantía de nuestra herencia hasta que la poseamos, para alabanza de su gloria (Efesios 1: 13–14). 

Luego dice en Efesios 5: 18-20, y no se emborrachen con vino, porque eso es libertinaje, pero ustedes cristianos, que ya tienen el Espíritu, se llenen de Él, dirigiéndose unos a otros en salmos e himnos y canciones espirituales, cantando y haciendo melodías al Señor con su corazón, dando gracias siempre y por todo a Dios Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Espíritu Santo en la Biblia

Espíritu Santo en la Biblia

En otras palabras, estar lleno del Espíritu es un nivel o una cualidad de empoderamiento del Espíritu que a veces es más y a veces menos. 

Por ejemplo, en Hechos 4:31, dice que los cristianos se habían reunido para orar: Y cuando oraron, el lugar en el que se reunieron se sacudió, y todos se llenaron del Espíritu Santo y continuaron hablando la palabra de Dios con audacia.

Entonces, uno de los efectos de esta experiencia extraordinaria, preciosa, dulce, poderosa e inusual de ser llenos del Espíritu Santo es que estamos más preparados, libres y audaces en nuestro testimonio de Cristo.